¿EL DIALOGO ES SIEMPRE UN ENRIQUECIMIENTO? ROMANO AMERIO RESPONDE A LA CUESTION DESDE UNA PERSPECTIVA CATOLICA

15/02/10 Romano Amerio (en la foto), es el autor de la exelente obra Iota Unum. Un libro que descubre y pone a la luz, en un claro y certero discernimiento teológico y filosófico, las transformaciones sufridas por la Iglesia Católica en el Siglo XX. Fué escrita en 1984 y sigue teniendo una vigencia asombrosa. Hoy, traemos a colación un breve texto del autor que se refiere al “diálogo” y a la introducción de ese concepto en los textos magisteriales del Concilio Vaticano II. Es éste:

“Excluidas del diálogo postconciliar la conversión y la apologética, se suele decir que el diálogo “es siempre un intercambio positivo”; pero es difícil admitir esa afirmación. En primer lugar, junto al diálogo que convierte existe un diálogo que pervierte, en el cual la persona con quien se dialoga es apartada de la verdad y cae en el error. ¿O acaso se dirá que las palabras de verdad son eficaces y no lo son las del error?
>>En segundo lugar debe considerarse aquella situación en la cual el diálogo, además de no ser útil a los dialogantes, les fuerza a un imposible. Es el caso contemplado por Santo Tomás cuando, faltando a los dos coloquiantes un principio común a partir del cual silogizar, resulta imposible probar la verdad al adversario que rechaza el medio de la demostración. Entonces ya sólo queda probar el carácter no concluyente de los argumentos opuestos, o la insolubilidad de las objeciones.
>>En tal caso no resulta en modo alguno verdadero que el resultado sea positivo para ambas partes ni que tenga lugar un recíproco enriquecimiento. Antes al contrario, la verdad es que en el caso contemplado el diálogo es improductivo. Y si se opone que pese a todo es constructivo porque permite conocer la psicología e ideología del oponente, se ha de observar que el conocimiento de la psicología del oponente pertenece al ensayo psicológico, pero no a la religión; ni constituye la finalidad del diálogo religioso, sino de la historia, de la biografía o de la sociología. Puede ser útil para encuadrar el diálogo y ajustarlo mejor a la situación de los dialogantes, pero no es en modo alguno un enriquecimiento.

>>El diálogo católico tiene por fin el convencimiento, y en un orden más elevado la conversión de aquél con quien se dialoga”. (SECTOR CATOLICO)

IOTA UNUM (LIBRO DE CONSULTA)

IOTA UNUM
DIRECCION ELECTRONICA:http://www.scribd.com/full/15038131?access_key=key-ltqnv7eau1mkwpfv5g9