ALEMANES FESTEJAN LA CAIDA DEL MURO DE LA IGNOMINIA

Hace 21 años cayo el Muro de Berlin  que durante decadas partio en dos a Alemania
El presidente alemán, Christian Wulff, encabezó los actos conmemorativos por la caída del muro, el día 9 de noviembre que dijo “sería el más feliz en la historia del país”
El presidente de Alemania, Christian Wulff, declaró en Potsdam que el 9 de noviembre de 1989, día de la Caída del Muro de Berlín, fue el más feliz en la historia del país.
‘Lo que entonces ocurrió sin derramamiento de sangre, nadie lo hubiera creído posible’, dijo Wulff, quien ayer visitó por primera ocasión el estado de Brandenburgo, con el que hace unos años se fusionó Berlín, al cumplirse los 21 años de ese suceso.
El jefe del estado alemán acudió además al puente Glinicke, que pasa sobre el río Havel y está situado entre Berlín y Potsdam, la capital del estado de Brandenburgo.
Ese puente se volvió famoso durante el desarrollo de la Guerra Fría porque era donde el Este y el Oeste intercambiaban a sus espías detenidos por el otro bando.
Esos sucesos son ahora documentados de una exposición en el museo de la Villa Schöningen, a la que también acudió Wulff.
En Berlín, el alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Klaus Wowereit, inauguró ante cientos de personas un memorial de día de la Caída del Muro. Se trata de la plaza que a partir de ayer lleva el nombre de ‘9 de noviembre de 1989’.
Wowereit declaró que en el paso fronterizo que había en ese lugar ‘se vivió y experimentó el momento en el que el orden surgido en la posguerra se disolvió y el momento en el que Berlín experimentó el instante más feliz de su historia’.
Puso de relieve que esa noche, la historia no la escribieron los poderosos sino la gente de la calle, personas completamente normales.
En el paso fronterizo que había ahí, el llamado Bösebrucke, fue el primer lugar donde en la noche del 9 de noviembre de 1989 alemanes orientales empezaron a pasar hacia Berlín Occidental.
Gunter Schawobski, del gobernante Partido de la Unidad Socialista de Alemania de la República Democrática de Alemania (ahora ex-RDA), leyó en una conferencia de prensa transmitida por televisión en vivo un comunicado que informaba que a partir de la medianoche quedaría abierta la frontera interalemana.
En la plaza inaugurada ayer hay partes originales del muro, donde se encontraba la caseta de control militar germanoriental y la torre para detectar cualquier intento de fuga hacia Occidente.
Para señalizar la división se colocaron bandas de acero que se hunden en la tierra. Sobre ellas se grabaron citas que hacen referencia a esa noche del 9 de noviembre de 1989.
A partir de un determinado punto en la plaza hay árboles de cerezo, que representan a los alemanes orientales que pudieron cruzar libremente a Occidente esa noche. fuente: Notimex/periodicosintesis.com

ASI CAYO EL MURO DE BERLIN (DOCUMENTAL)

PARTE 1

PARTE 2

PARTE 3

PARTE 4

PARTE 5