La vida oculta de la Virgen María

dibujos-de-la-virgen-maria-3

Un libro sobre las visiones de la beata Ana Catalina Emmerich

Por Nieves San Martín (agencia zenit)

MADRID, lunes 30 abril 2012 .- En vísperas de mayo, mes dedicado a la Virgen María, se publica este libro singular. Las visiones de la beata Ana Catalina Emmerich sobre la vida oculta de la madre de Jesús. Una obra curiosa, original, sobre los orígenes de los antepasados de la Virgen y la vida de esta.

El libro “La vida oculta de la Virgen María” recoge las revelaciones privadas de la monja alemana estigmatizada según fueron recogidas pacientemente a lo largo de los años por el escritor Clemente Brentano.

El libro, editado por la editorial “Voz de Papel”, ha sido traducido por José María Sánchez de Toca.

Se trata de una obra singular que no añade nada nuevo al depósito de la fe y que habría que leer con libertad de criterio para acercarse a un cúmulo de datos curiosos sobre la vida y costumbres de los antepasados de la Virgen, su procedencia, con abundancia de notas históricas y geográficas, según las visiones de la monja alemana, que no dejan de ser una narración muy peculiar de la historia sagrada no conocida.

Ana Catalina Emmerich (1774-1824) ingresó a los 28 años en el convento agustino de Agnetemberg (Dülmen), en Westfalia. Al resultar estigmatizada, llegó a ser encarcelada y vigilada día y noche. Juan Pablo II la beatificó en 2004, después de un largo proceso que fue interrumpido varias veces, precisamente a causa del contenido de los escritos de sus revelaciones privadas.

Clemente Brentano, el poeta romántico alemán que transcribe las visiones de la vidente, residió en Dülmen seis años con el único propósito de redactar las visiones. Los detalles fueron recogidos con gran viveza, ya que mantienen el interés del lector como una escena gráfica que sigue una a la otra en rápida sucesión, como si fuese visible para el ojo humano.

La obra incluye las narraciones de la mística sobre los antepasados de la Virgen, su Inmaculada Concepción, su nacimiento y sus primeros años, el ingreso y la estancia en el Templo, la boda con san José, la Visitación a su prima Isabel, los nacimientos de san Juan Bautista y de Jesús, la caravana de los Reyes Magos, la huída a Egipto, la matanza de los Inocentes, la permanencia de la Sagrada Familia en Egipto y el regreso a Nazaret, la muerte de san José y la estancia de María en Éfeso con san Juan y el final de su vida terrena.

Sorprende la abundancia de detalles que la mística alemana aporta en su narración sobre personajes que formaron parte de la historia de la Virgen María, con datos sobre sus antepasados. Aportaciones sobre la vida y el culto de los esenios, datos de los caldeos, del antiguo Egipto y de personajes de la historia sagrada como Job, Abrahm, Moisés, Elías y Tobías, o el Arca de la Alianza.

Las revelaciones de Ana Catalina Emmerich sobre la vida oculta de la Virgen se inscriben en la línea de las que hizo sobre “La amarga Pasión de Cristo”, que sirvió de inspiración para la película “La Pasión” de Mel Gibson.

Llama la atención la enorme cantidad de detalles históricos que aporta el libro sobre épocas remotas, detalles aportados por una mujer de origen campesino, de familia pobre, que no tuvo medio de adquirir una gran cultura.

Un libro sorprendente, curioso, que en todo caso es una extraordinaria narración al margen de lo que conocemos por el relato bíblico, y que es una aportación increíblemente detallada para ampliar los conocimientos sobre la cultura judía, sus usos y costumbres, sus tradiciones, sus actividades, su economía, su espiritualidad, según la peculiar visión de la beata Ana Catalina Emmerich.

  

José María Sánchez de Toca concede una entrevista en exclusiva a ReL en la que repasa los aspectos fundamentales de la obra.

Redaccion: Enrique Rivera)

Promete ser un todo un bestseller entre los libros religiosos de los últimos tiempos. Al menos es lo que se concluye de la repercusión mediática y las numerosas ventas que en sus escasos días de comercialización se vienen realizando del libro “La vida oculta de la Virgen María” de la beata Ana Catalina Emmerich (Voz de Papel).

José María Sánchez de Toca Catalá es el traductor al español de esta obra de la religiosa estigmatizada del siglo XIX y el protagonista de que sus revelaciones hayan sido conocidas entre el público hispano hablante pues también es el traductor de “La amarga Pasión de Cristo”, que recoge las “visiones” de la mística sobre aquel episodio de la vida de Jesús y que sirvieron a Mel Gibson en la realización de la película “La Pasión“.

- ¿Pueden ser fiables unas revelaciones (“visiones”) de una monja inválida del siglo XIX, casi sin formación académica (había sido granjera, costurera y sirvienta) y teológica (no había leído la Biblia jamás), encarcelada, duramente investigada y vigilada día y noche para averiguar el origen de sus estigmas?

-Como Vd sabe, la fiabilidad se refiere a la persona y la credibilidad al contenido. Ana Catalina era totalmente de fiar porque era extremadamente sincera y carecía de intención de engañar; una mujer sin doblez que contaba lo que veía.
Ahora bien, en cuanto al relato de sus visiones, es preciso matizar más, porque no sabemos qué es lo que Brentano entendió de lo que oyó en bajoalemán a Ana Catalina, ni cómo lo anotó. Tengo la impresión que a veces resumió mucho. Tenga en cuenta que escribía de noche a la luz de una vela y mojando en el tintero una pluma de ganso.
Tampoco sabemos si hubo pérdidas en las sucesivas ediciones alemanas; yo he encontrado bastantes erratas en la edición de Christiana Verlag, y a todo ello habrá que añadir mis errores, que sin duda habrá a pesar de todas mis revisiones.
En cuanto a los criterios externos, las noticias sobre hicsos, medos, esenios, egipcios y antiguas costumbres judías, unas confirman lo que creemos saber, y otras arrojan luz sobre posibilidades insospechadas, y en conjunto confieren mucha verosimilitud y credibilidad al texto. La casita de Éfeso es una buena confirmación arqueológica, pero ya sabe Vd que a su vez plantea otro problema.
- Las revelaciones de la beata no son “revelación pública”, no forman parte del depósito de la fe que contiene las verdades necesarias para la salvación. ¿Qué valor otorga Catalina a sus visiones? ¿Qué valor tienen este tipo de revelaciones privadas en la vida de la Iglesia, del creyente? ¿Para qué sirven al creyente de hoy? ¿Y al no creyente?
-Son muchas preguntas a la vez:
Ana Catalina veía sus visiones como un niño que ojea una Biblia ilustrada, y no les daba el mismo valor que al Evangelio.
Para los demás creyentes, hoy como ayer y como en el futuro estas revelaciones iluminan la fe, encienden la caridad y robustecen la esperanza.
Para el no creyente que sienta interés por el mundo antiguo, Ana Catalina ofrece un panorama fascinante de la vida en la Antigüedad en el Próximo Oriente.
- ¿Qué parte atribuyen los expertos a Clemente Brentano en los contenidos de las revelaciones?
- Brentano fue realmente un traductor de Ana Catalina, con todos los problemas, dudas y complejidades que ello implica. Brentano, que era un hombre inteligente y cultísimo, traducía el dialecto germánico de Ana Catalina -una lengua cercana a la holandesa- al artificioso alemán culto de Lutero que se ha convertido en la lengua oficial alemana. Brentano fue muy consciente de su responsabilidad y como todo traductor, pulió y anotó su trabajo una y otra vez pues toda traducción es infinitamente perfectible. Pero las diferencias de estilo de Ana Catalina y de Brentano se ponen de manifiesto si se compara la narración de Ana Catalina con las eruditas notas de Brentano.- ¿Por qué publicar en español un libro con las revelaciones de la beata Catalina Emmerick sobre la Virgen María?
-Porque a todos los que amamos nos gusta saber del ser amado, y Ana Catalina nos cuenta de María y de su entorno un montón de cosas que unas veces ni siquiera sospechábamos y otras confirman la tradición, vea por ejemplo lo que dice de los esenios casados, o de las otras hijas de Santa Ana y de dos de sus tres maridos sucesivos. Habrá a quien le moleste la amorosa descripción que hace Ana Catalina de las galas con que la Niña María ingresó en el Templo (olvidando quizá lo que es la primera comunión de la pequeña en cualquier hogar cristiano), pero a muchos nos gusta saber hasta el último detalle de su vida.- ¿Sobre qué aspectos o pasajes de la Virgen María tratan estas revelaciones? ¿Están éstas ya contenidas en la Sagrada Escritura o la Tradición?
-Los Evangelios son muy parcos en hablar de la Virgen, la Cristiandad primitiva quizá temía que los neófitos la tomaran como diosa. Estas revelaciones completan mucho la imagen, con los antepasados de la Virgen, la Inmaculada Concepción, el nacimiento y estancia en el Templo, la boda con José, Nazaret, la Visitación, la Anunciación, el Nacimiento, la adoración de pastores y reyes, la huída a Egipto y el regreso. No narra el papel de la Virgen en la vida publica de Jesús ni en la Pasión, que están en otros libros, y las visiones se reanudan con la estancia en Éfeso, los viajes a Jerusalén, y el Tránsito de la Virgen.
- ¿Qué dicen las revelaciones sobre el Tránsito o Dormición de María? ¿Qué diferencias hay con lo que señala la Tradición?
-El texto de la Marienleben afirma sin ambages que María pasó la mayor parte del resto de su vida en Éfeso y que murió allí rodeada de los apóstoles, menos Tomás que llegó tarde. Que la Virgen pasara años en Éfeso encaja bien con lo que suponemos de sus últimos años, pero desde tiempos muy antiguos, la Tradición ha situado el Tránsito de la Virgen en Jerusalén y más concretamente en Getsemaní.
Por otra parte, otras místicas, por ejemplo la estigmatizada Teresa Neumann veían el Tránsito de la Virgen en Jerusalén. En otra visión, Ana Catalina ve que Santiago regresa de España, pasa por Éfeso a despedirse de la Virgen y de allí a Jerusalén donde lo decapitan; por tanto no pudo asistir al Tránsito de la Virgen.
Dice Ana Catalina que el Cielo no ha querido que se supiera a ciencia cierta donde se produjo la Dormición y el Tránsito de la Virgen. Si Vd cae en la cuenta, en la declaración del dogma de la Asunción ni siquiera se mencionó la palabra muerte, dice “el fin de su existencia terrena”. Por lo demás la descripción de cómo el alma de la Virgen no se aguantó más en su santísimo cuerpo, es emocionante:
“Entonces vi un cuadro maravillosamente conmovedor. Desapareció el tejado de la celda de María, la lámpara colgaba libremente en el aire, y pude mirar dentro de la Jerusalén celestial como a través del cielo abierto. Bajaron dos superficies de gloria como nubes de luz, en las que aparecían muchas caras de ángeles y entre ellas fluía una vía de luz hasta María. Por encima de María vi una montaña resplandeciente que entró en la Jerusalén celestial, hacia la cual María extendió sus brazos con infinito anhelo, y vi que su cuerpo se levantaba con todos sus envoltorios, tan alto por encima del lecho, que se podía mirar a través por debajo. Vi salir su alma de su cuerpo como una pequeña forma de luz infinitamente pura que ascendía flotando con los brazos alzados por la vía de luz que subía al cielo como una montaña de luz. Los coros de ángeles de las dos nubes se juntaron detrás de su alma y se cerraron separándola de su santo cuerpo, que en ese momento de la separación volvió a caer en el lecho con los brazos cruzados sobre el pecho”.
- ¿Qué dicen las revelaciones sobre los esponsales de María y José?
- María no quería que la casaran, pero al final lo aceptó fiándose de la Providencia. José era de la estirpe de David, sufrió la prueba y fue designado; una y otro eran las personas más puras y nobles que ha producido la especie humana.
- ¿Es cierto que estas revelaciones permitieron a los arqueólogos descubrir la casita de la Virgen María en Éfeso? ¿Cómo fue esto?
-Sí, es cierto; yo lo supe en los años 70, antes de saber de Ana Catalina. Una monja española de Istanbul, contaba con toda sencillez la historia del hallazgo según la tradición de su comunidad,  como si hubiera ocurrido la semana pasada. Parece que la estuvo buscando un sacerdote con el libro de la edición francesa en la mano. El sacerdote y su acompañante, cansados, sedientos y hartos de buscar, pidieron agua a un labrador, y el labrador le llevó a lo que llamaban en plena Turquía de los sultanes, la Fuente de la Virgen María, que era el sitio descrito por Ana Catalina. A partir de ahí se descubrió todo.- ¿Qué nos puede decir sobre la autora de esta Vida de María, la beata Catalina Emmerick?
-Pues que la personalidad que se revela a través de sus manifestaciones era infantil, luchadora, sincera, leal, enamoradísima de su Esposo Celestial. Fue trabajadora infatigable, una escrupulosa transmisora de la verdad con una nobleza de espíritu insobornable. Era una mujer encantadora, alegre y nada quejica a pesar de la enfermedad, la invalidez y los dolores atroces. Una mujer que seguramente nos hubiera gustado conocer y tratar.- ¿Cuál es la relación, semejanzas y diferencias, etc. entre la presente publicación y una anterior de la misma beata, “La amarga Pasión de Cristo”, también traducida al español por Ud.?
-Mi impresión, como traductor que se ha pasado muchas horas estudiando ambos textos, es que este original es más primitivo que el de la Amarga Pasión. En la Amarga Pasión, Brentano mismo buscó y extrajo los fragmentos de sus Diarios, era relativamente fácil porque las visiones caían en Semana Santa y estaban agrupadas, y el transcribía sus propios apuntes. En este de María, las visiones están dispersas en muchos días distintos de varios años, y está claro que a Brentano no le dio tiempo a acabarlo ni revisarlo. Especialmente el final revela otro compilador; y me pregunto si no se deberá a ello lo del Tránsito en Éfeso.